miércoles, 11 de abril de 2007

Lluvia Acida: Santiago nunca duerme

Era un día de lluvia en la comuna de Providencia. No de lluvia torrencial, sino que esa garuga que empapa. Era Otoño. La tarde ya se iba y las luces de la ciudad comenzaban a encenderse. Con esto, el reflejo las luces en las calles las hacia parecer como si tuvieran vida propia, como si bajo ellas una ciudad invertida avanzara a la par con este Santiago en proceso de limpieza con lluvia acida. Siempre les gusto el olor a polvo mojado que dejaba el ambiente despues de la lluvia. Sobre todo en estos barrios antiguos cercanos al centro de Santiago. Al caminar por esas calles, las ideas se tornaban difusas, y parecia que los mismos arboles, esos toxicos platanos orientales, se abalanzaran sobre uno a robar los pensamientos para luego botarlos en sus hojas secas propias de la estación. Pasar el limite comunal hacia el poniente siempre fue de su gusto y sobretodo en un día como hoy. Los travestis y putas de Parque Bustamante le dan el glamour necesario a una noche fria y humeda como está. Los choros llegan en sus autos al ritmo del reggaeton a hacer tranzas con algunos transeuntes pasajeros/habituales. Un viejo chicha le habla al viento, como esperando una respuesta trascendental a su soledad. Los gritos de multitud de jovenes emborrachados de alegría y euforía psicoactiva. La soledad de las calles interiores, los perros vagos y vagabundos de Portugal. Un limpiador de vidrios pide una moneda a través de un parabrisas de un Mercedez. Una cabeza rubia y un perfume Dalí le contesta nerviosamente que no, supongo que por el miedo o quizas por su apuro. Una sopaipilla con aji en la esquina de Diagonal Paraguay. Un vino recien comprado para pasar la noche en vela. Un departamento frente a la posta central en donde me esperan. Una cama donde cobijarme. Un cariño que ya no está.

1 comentario:

nacha dijo...

y si sales del metro "u. católica" por alameda sur y caminas hacia el sur, para salir por la calle que está al costado del supermercado verde, entonces ahí están vendiendo alka a $10, justo en la escalera... al seguir avanzando por esa entigua construcción si estás de suerte verás a un vagabundo trotamundo de su mundo, cerca de la calle -ni idea su nombre- venden cuchuflí y barquillos, sí, los rellenos con manjar, cuidado al atravesar la calle, luego a tu izquierda un kioskito tímido. siguiendo los mensajes en las murallas a la izquierda y varios "miembros" (el narigón de ojos caídos -talla que escuché hace poco-), a la derecha puede que esté ese tipo en el piso vendiendo antenas y/o la que vende cinturones, de esos para salirs a la disco, y los locales, zapaterías que te ofrecen alpargatas, zapatos pa los mayores, camisetas de panty de esas guerrilleras (sin ofender) y casettes, entre otras cosas, y las infaltables empanadas... en la esquina, las flores... y hasta ahí nomás llego, pero le dejo el dato que en la esquina de marcoleta? con portugal (esquina sur poniente) hay baños gratis dentro de ese casino, el dato práctico pa la ciudad.