sábado, 7 de julio de 2007

De funerales, muertes y cuidados




De esos días fríos del invierno capitalino, surgen historias tan irrisorias como lo que me ha pasado ultimamente. La muerte ha estado frecuentando mis alrededores de una forma particular. Y no es casualidad que las imagenes que he tenido que toparme estas gélidas tardes tengan que ver con esto...

----------------------------------------------------------------------------------

No hay nada mas in-humano (si, in-humano..o acaso creen que el ser humano es bueno y gentil por naturaleza?) que ver a una niña acercarse a un perrito recién atropellado. Como si sus manos fueran capaces de sanar esa herida irrecuperable. De sus ojos brotaban lágrimas, al igual que de los del perro. La gente pasaba a su lado caminando por la vereda de esa avenida tan transitada, mirando con indiferencia, como si el asco fuera mayor. Me acerque, y la niña me miró. Sus ojos vidriosos no esperaban que la ayudara, sino que denotaban algo mucho mas profundo: ella estaba siendo la ultima persona de este infeliz planeta que estaba entregándole algo de cariño a ese perro callejero...La noche caía...las luces de la comuna de La Florida se comenzaban a encender... Un tarro con fuego en su interior calentaba a unos pequeños comerciantes de una verdulería... y la niña con el perro, morían juntos.

----------------------------------------------------------------------------------

Los funerales siempre me causan emoción. Ese rito que ya tenemos interiorizado los seres humanos tiene toda su estructura particular... es un paso...el ultimo contacto con el mundo terrenal. La despedida inútil.

Como de golpe, se vio inmerso en una multitud de caras desconocidas, y se dio cuenta de que ni siquiera conocía al muerto (o muerta). Abrió los ojos y se sintió extraño. No conocer a nadie lo hacia de cierta manera sustraer de si mismo, las sensaciones que las personas a su alrededor expresaban hacia el difunto/a. El no sentía pena, ni nostalgia. Solo miraba. La gente lo necesita, necesita mirarse de vez en cuando, y recordar...recordar que un tiempo fueron distintos, que no todo ha sido inamovible...y un funeral, creanlo o no, nos hace recordar...incluso, aquellos que no conocíamos a nadie...ni siquiera al difunto/a.

----------------------------------------------------------------------------------



Violadores del Verso - La ciudad nunca duerme

Uno de los mejores temas de este gran grupo de Zaragoza.

No hay comentarios.: