sábado, 20 de octubre de 2007

La isla como vertedero y el mar como basurero. Desechos, industria pesquera y localidades. (Un poco de mi tema de tesis).




DERECHOS RESERVADOS

RODRIGO DÍAZ PLÁ. ESTUDIANTE DE ANTROPOLOGÍA. UNIVERSIDAD ACADEMIA DE HUMANISMO CRISTIANO. NUCLEO DE INVESTIGACIÓN DE LA REALIDAD INSULAR.

Introducción

Puerto Gala, grupo de islas ubicado al norte de Isla Magdalena en la XI región es un lugar particular dentro de la geografía chilena. No por nada este lugar ha sido escogido por varios documentalistas y cineastas, llegando así a la pantalla chica, con el programa “El Mirador” de Patricio Bañados en donde nos mostraba la realidad violenta y sin ley de mediados de los años 80 en las caletas de este pueblo. No es tema de este artículo ahondar en esta afirmación, ni tampoco polemizar con el programa. Otro acercamiento de la pantalla chica, fue el documental de “Al sur del mundo” llamado “Los colonos de la lluvia”. Ya a principios de la década del 90, el cine hizo su aparición con la película “La fiebre del Loco” dirigida por el afamado director chileno Andrés Wood. Ninguno de estos acercamientos, a pesar de ser mediatizables a gran escala, habló sobre la problemática que se agudiza cada día más, y que es el tema de la basura y la contaminación en Puerto Gala.

Como primer punto a tocar en este articulo, se hace una pequeña introducción sobre las islas de Puerto Gala, su posición en la historia y su relación con otras islas en el tema de la basura. En una segunda parte se hace una revisión en base a datos empíricos recogidos en la experiencia de terreno en el año 2007 en Isla Toto y sus alrededores. En una tercera parte y final, se da cuenta de las reflexiones entorno a la temática de la basura en Puerto Gala.

El caso de Puerto Gala. Yo, Nosotros y Ellos: Todos responsables.

Puerto Gala, fundado el 21 de Agosto del año 1999, se erige como el último pueblo en Chile del siglo XX. Ubicado en la intersección de los canales Jacaf y Moraleda, depende administrativamente de la comuna de Cisnes, XI región. El poblamiento originario se produce por una fuerte expansión de la pesca de la merluza del austral en las regiones X y XI, causando así grandes migraciones hacia la zona de los canales y fiordos en busca de mejoras económicas. Este boom económico es conocido como “la fiebre de la merluza”. Motivados por el alza de los precios de compra de este producto y por la gran cantidad de recurso, mucha gente proveniente de distintas partes del país comenzaron a asentarse en las islas. Este asentamiento en un comienzo era bastante precario: las casas, conocidas en ese tiempo como ranchas, eran en su totalidad de plástico y madera. Hoy en día aún hay vestigio en algunos lugares de las islas de estos “tempranos” asentamientos. A grandes rasgos, hay que mencionar que Puerto Gala es un grupo de cinco islas (Isla Toto, Isla Ronchi, Isla Nuñez, Isla Gala e Isla Chita), las cuales están habitadas por un total aproximado de 300 personas, que se reparten en 10 pequeñas caletas (Coronado, Almonacid, Puyuhuapi, Lenga, Chica, Puerto Montt, Nuñez, Cisne, Andrea y Valdiviana).

En el verano de 2007 tuve la dicha de permanecer por cerca de 25 días en Puerto Gala junto a Cristian Morales y Guillermo Brinck, antropólogos de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, concretando el proyecto “Vida social de la merluza austral. Economía y cultura de Puerto Gala y sus alrededores” del Núcleo de Investigación de la realidad insular de la UAHC. En esta estadía, nuestro lugar de residencia fue una pequeña caleta llamada Puyuhuapi. La caleta Puyuhuapi es la que cuenta con mayor densidad poblacional según el último censo de Aldeas, pueblos y caseríos del INE de Chile, y por esto es en ella en donde se encuentra la mayor cantidad de botes fondeados, en espera de su salida a la mar. Como Caleta Puyuhuapi parece un parque de estacionamiento de botes, es también en ella y en su playa en que los residuos orgánicos e inorgánicos, se hacen más visibles. El recorrido de lado a lado es de una longitud de aproximadamente 150 metros. En ella la cantidad de basura es abrumante. Envases de aceite, mezcla para motor, latas de cerveza, vidrios, bolsas plásticas, un sin fin de conchas y cabezas de pescado, trozos de madera ya ocupados, tarros de pintura, clavos, etc. La lista podría continuar si hacemos un inventario. La contaminación se hace evidente, degradando así el paisaje y además el ecosistema.

Es así como podemos reconocer cuatro puntos importantes en relación al tema de la contaminación ambiental en Puerto Gala, y que se consideran como básicos y urgentes para la solución del problema de contaminación en las islas: 1) el escaso cuidado individual y comunitario del espacio publico (marítimo y terrestre) en relación al tema de la basura, lo que da cuenta de falta organizacional en el tema medioambiental; 2) ausencia de infraestructura básica para el reciclaje y/o desecho de residuos inorgánicos;3) la falta de un lugar a utilizar como basurero publico (vertedero) y una institución que se haga cargo; y 4) La no-existencia de un programa educativo efectivo y patente que fomente desde la niñez el buen cuidado del medio-ambiente.

El mar vertedero y la isla basurero
El registro de trabajo de campo hace necesario las constantes incursiones en el mar y sobre la tierra. De un lado a otro, el investigador indaga y entrevista, observa y analiza, en función de los lineamientos de lo que pretende investigar. En este ir y venir constante, y en las distintas interacciones ocurridas en estos momentos del trabajo de campo, surgen algunas situaciones particulares que cabe recordar en este artículo. Un hecho que particularmente llama la atención, no solo por lo impactante que puede resultar para una persona que vive lejos del mar, sino que por lo repetitivo y diversificado que se encuentra esta practica, es el hecho de ocupar el mar como vertedero. En las faenas pesqueras, tanto de manera artesanal como industrial, se utilizan una gran variedad de insumos que corresponden principalmente al cuidado del motor de la embarcación. Es aquí donde encontramos por ejemplo botellas de aceite de motor, o también envases de la llamada “mezcla”. Al utilizar estos insumos, el desecho, en este caso el envase plástico, es lanzado al mar fuera de borda, quedando así a la deriva, derramando el resto del componente que aun queda en el envase. Ahora bien, lo que preocupa en este caso es la expansión de su práctica. Por lo general y en la mayoría de las veces en que tuvimos la oportunidad de contemplar estas acciones típicas del pescador, el desecho es lanzado al mar, como si este se tratara de un vertedero. Las consecuencias son evidentes: aquellos deshechos que no quedaban en la deriva, finalmente varaban en algún sector de la isla como pudimos vivenciar y registrar, tanto en los sectores orientales, como también en otros sectores. Esto, va generando una acumulación progresiva de basura en algunos sectores de la isla, degradando de esta manera el medioambiente y sobretodo la base de la actividad económica más importante de esta zona: el mar.
Según algunos relatos de los habitantes, años atrás se habían formado grupos de universitarios que venían a limpiar las playas y caletas. Pero, ¿Qué paso entonces? ¿Por qué hoy en día el paisaje resulta bastante desesperanzador, si además pensamos en que el mar, medio único y base de la economía isleña, se encuentra en un proceso creciente de contaminación? ¿Existe un programa educacional específico enfocado al área medioambiental en Puerto Gala, o bien en el MINEDUC? ¿Se ha generado una cultura de la basura en Puerto Gala?
De la isla basurero a una política ambiental efectiva.
Como hemos señalado anteriormente, la práctica educativa ambiental no se hace presente al menos de manera patente en Puerto Gala, cuestión que debería tener alguna repercusión en las instituciones operantes en la isla. Las islas pertenecen administrativamente a la comuna de Puerto Cisnes, por lo que la preocupación de esta administración debería estar enfocada a generar programas no solo de limpieza, sino que además de políticas educativas estables, que generen una mayor conciencia social con el tema del medio-ambiente y su deterioro a causa de la contaminación. La falta de difusión de programas de reciclaje de basura inorgánica, genera un estancamiento en el área educativa, dejando de lado un aspecto importantísimo para la salud general de la isla, del ecosistema y de las personas en particular.

La formación de un circulo de transmisión de saberes (el como tratar la basura, como manejarla, donde desecharla, etc.) relacionados con un contacto armónico con el medio-ambiente mejora la calidad de vida, cuestión que definitivamente debería aspirar la especie humana.



No hay comentarios.: