martes, 9 de octubre de 2007

...Si el mundo se acabara mañana



… Entonces estábamos ahí y llegó. Me miró y dijo démosle, y fuimos. Nos subimos al auto, andaba manejando muy rápido, le dije que fuera más lento y ni me pescó. Me puse el cinturón. Justo en eso sonó mi celular y era este weon, y trataba de hacerla piola pero el weon me preguntaba mil weas y yo respondía con puros monosílabos y el weon me preguntaba que qué me pasaba, que si estaba con alguien y qué se yo, hasta que me cortó. Ahí lo miré de reojo pa ver qué cara ponía y me puso un cejazo, onda quién chucha era, pero no me dijo na, me hice la weona no más y saqué el espejo pa pintarme por mientras, después puse la radio y él seguía callado, me daba lata hablarle de cualquier wea así que me quedé callá hasta que llegamos. Se bajó, lo esperé en el auto, la hizo terrible de corta, apenas llegó nos tiramos unas líneas enormes, después lo de siempre, una fiesta, un motel y follar hasta morir… No sé, no hablamos mucho. Con él, aparte del sexo, disfruto sentir que no le debo nada y él tampoco, no hay compromiso, no espero nada. Si un día dejara de ir a esos antros quizás no nos veríamos más. De hecho, es muy probable que en algún tiempo más encuentre a alguien a quien llame mi pololo y se lo presente a mis amistades y conozca a mi familia y vayamos a lugares bien en vez de visitar bares de mala muerte, fiestas distorsionadas y andar follando como si el mundo se fuera a acabar… pero si el mundo se acabara mañana seguramente me hallaría en pleno orgasmo…


Madame Sado y su boligrafo favorito.

1 comentario:

Anónimo dijo...

sabes

te conosco desde lejos

por alguien que si te conoce
y cada vez que me topo contigo

me doy cuenta de que eres mnu fantasia sexual


ufff


la sensacion es compleja
pero excitante