jueves, 13 de marzo de 2008

La ciudad nocturna: se vive, se respira, se muere.



En mi reflexión habitual sobre que rumbo va a tomar mi interes academico, pude centrarme en que lo que realmente me interesa son los temas relacionados a la urbe y sus habitantes. Y no es que desmerezca tantos otros trabajos que he realizado tanto en islas como localidades rurales. Es simplmente el hecho de que la ciudad provoca en mi una curiosidad constante y un animo absoluto de conocimiento. Nada me gusta mas que viajar por la ciudad con los audifonos puestos y observar las cosas que pasan a mi alrededor. Darme cuenta de que existe tanta desigualdad en lugares que, a pesar de ser cercanos geograficamente, son tan distantes (y distintos). Es también ese temor que provoca el salir por las noches a caminar en mis barrios de La Florida, sin saber que puede pasar a la vuelta de esa esquina, y que mi realidad y la de mis vecinos, es totalmente distinta a la que se vive en los barrios de San Ramon o Vitacura. La ciudad es un crisol de mil realidades, y como en un caleidoscopio, si giramos un poco la vista, vamos a encontrarnos que en esas mil realidades, tambien encontramos mil sucesos cotidianos que muchas veces pasan desapercibidos.

Sin duda mucha gente ha sido mi inspiracion para llegar hasta este punto. Desde profesores, amores, amigos, amigas, familiares, y hermanos ( de sangre y de vida). No necesito nombrarlos, puesto que much@s ya lo saben. Aquellos que no lo saben algun dia se los hare saber como corresponde.

Pero en fin, llegue a lo que queria llegar. En estos dias de pensamiento profundo, logre descubrir algo que me interesa en demasía, y que también gracias a este blog he podido desarrollar de a poco. ¿Se han dado cuenta de que la ciudad que miramos, vivimos, olemos, percibimos, caminamos y habitamos, solo la representamos de día? es decir, no existe un imaginario sobre la ciudad nocturna, sino mas bien de que pensamos nuestra ciudad como si en ella solo pasaran cosas en el día. Incluso aquellos "lugares" (citando a Marc Augé) que son reconocibles en el día, en la noche muy pocas veces son tratados por alguna disciplina social seria. A lo mas podemos encontrarnos con la tipica vision post-dictadura (periodistica y estatal) en donde el miedo a la noche citadina impera en todos los rincones, barrios y comunas, sin importar la clase social que resida en ellas. Esta difusión del miedo ya forma parte del imaginario colectivo, causado totalmente por discurso institucional y los medios de comunicación, cuestion que merece un trato particular.

Entonces, la idea es simple, pero a la vez compleja de resolver: Se hace necesario reconocer en la ciudad un indisoluble movimiento, ya sea de día y de noche, pensando ademas en esta como un cuerpo con vida propia, en la cual las dinamicas son constantes y permanentes. Ya lo dijo Violadores del Verso en su tema "la ciudad nunca duerme", y ahi radica nuestro gran problema: pesnamos y actuamos como si en la noche todos descansamos... y en la vida real, no es asi. La ciudad funciona a toda hora y en todo rincon. Por esto también, y como parte de la reflexión central de este tema, la segregación residencial y las formas que esta ha ido adoptando desde la instauración de la "democracia" nos permiten vislumbrar como va funcionando esta ciudad nocturna en función de los distintos sectores en que la población reside, habita y/o transita.

En fin, para que alargar mas algo que estoy comenzando a reflexionar.
Ahi se ven chicos y chicas ! Deseenme suerte en esta travesía que espero no sea tan larga!

No hay comentarios.: